Cae una red que infectaba ordenadores y cobraba ‘multas’ en nombre de la Policía

noticies_00008

Once personas han sido detenidas, diez de ellas en España, en una operación que le ha permitido desarticular el aparato económico de una red que infectó con un virus millones de ordenadores de una treintena de países, empleando como señuelo a la Policía, y logró un millón de euros anuales de beneficios.

Bajo la dirección del Juzgado Central número 3 de la Audiencia Nacional, la Policía, en colaboración con Europol, ha detenido en la Costa del Sol (Benalmádena y Torremolinos) a seis ciudadanos rusos, dos ucranianos y dos georgianos, dirigidos por un hombre de 27 años también de nacionalidad rusa, arrestado en diciembre en Dubai (Emiratos Árabes).

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez; el director de Europol, Rob Wainwright, y el inspector jefe de la Brigada de Investigaciones Tecnológicas (BIT) José Rodríguez, han explicado en rueda de prensa el ‘modus operandi’ de la organización.

Importante operación

En la operación, denominada ‘Ransom’ y considerada una de las mayores contra el cibercrimen, los investigadores han constatado que la organización infectó millones de ordenadores de todo el mundo y obtuvo unos beneficios que superarían el millón de euros anuales.

La red aprovechaba publicidad por internet para activar un sofisticado virus informático que bloqueaba los ordenadores con la imagen de la Policía del país correspondiente como señuelo y con un mensaje que les instaba a pagar cien euros como multa por haber accedido supuestamente a páginas de pornografía infantil, descargas ilegales o de actividades terroristas.

Para desbloquear su ordenador, la víctima, que no había cometido ningún delito, pagaba esa cantidad a través de tarjetas prepago que tienen un código asignado, por lo que se preserva el anonimato de la transacción.

Más de un millón al año

Los responsables policiales han resaltado la magnitud de la estafa y como muestra de ello han explicado que solo en España denunciaron el timo 1.200 personas, a las que hay que sumar las que pagaron y no lo pusieron en conocimiento de la Policía y los 780.000 que consultaron al INTECO para desbloquear su ordenador.

Se calcula que con esta práctica la organización pudo recaudar en España más de un millón de euros al año, que los detenidos en la Costa del Sol se encargaban de blanquear por medios electrónicos o por sistemas tradicionales ligados a portales de juego ‘online’, pasarelas de pago electrónico o monedas virtuales.

La célula financiera radicada en España también lavaba el dinero electrónico con la utilización de tarjetas de crédito americanas, enviadas desde Estados Unidos mediante correo postal.

El dinero se extraía en cajeros de España y llegaba a Rusia a través de giros postales o de locutorios, aunque los agentes todavía no saben en qué se invertía en el país de destino, si bien se está investigando.

30 países

Al menos una treintena de países han sido objeto de las prácticas delictivas de la organización, especialmente de Europa donde un 3% de los afectados llegó a pagar los cien euros de ‘multa’.

Fue en diciembre de 2011 cuando se detectó la presencia de este virus en cuatro países, pero la investigación se ha visto dificultada por las numerosas mutaciones del virus, hasta un total de 48 que el ideólogo de la trama llegó a crear.

La operación continúa abierta y de los diez detenidos en España, seis ya han ingresado en prisión y cuatro han quedado en libertad con cargos, lo que, en opinión de los investigadores, no les exime de su participación en la trama, aunque no haya sido tan activa.

Delitos cometidos

A los detenidos, arrestados la pasada semana, se les imputa los delitos de blanqueo de capitales, estafa, participación en organización criminal y falsificación de tarjetas.

El cabecilla de la red, pendiente de extradición a España, estaba afincado en Rusia, pero fue detenido en Dubai, donde se encontraba de vacaciones, porque la Policía consideró que era el momento idóneo para su arresto sin interferir en el resto de la operación.

La Policía ha practicado seis registros en la provincia de Málaga y se ha incautado de numerosos equipos informáticos y unas 200 tarjetas de crédito con las que habían extraído 26.000 euros en efectivo días antes de su detención y que pretendían enviar a Rusia.

Fuente: www.elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>